H.Stern: una estrella internacional

H.Stern: una estrella internacional

Las gemas y las joyas fascinan por igual a hombres y mujeres, son mágicas y míticas. Hans Stern (1922-2007) se enamoró de ellas cuando tenía 23 años y trabajaba como mecanógrafo para una empresa de transacciones comerciales. Primero no eran más que un pequeño montículo sobre un escritorio, pero a medida que sostenía las piedras brillantes y se las pasaba de una mano a otra, tomó una decisión que cambiaría, no sólo su futuro, sino el de toda una industria. Era el año 1945 cuando se fundó H.Stern Jewelers. Hoy en día, la empresa de 70 años es la joyería más grande de Brasil y Latinoamérica y una de las marcas de joyería más importantes y reconocidas del mundo.

H.Stern Archivals - WORKSHOPS 2

Hans comenzó con una pequeña oficina de comercio de gemas en el centro de Río de Janeiro, que se expandió rápidamente a la manufacturación de joyas y el corte de piedras preciosas. Al poco tiempo, abrió su primera tienda cerca de los muelles, donde llegaban los viajeros más ricos del mundo a bordo de cruceros de lujo. En 1964 la revista Time publicó un artículo en el que llamaban a Hans Stern “el rey de las piedras de colores”. Desde entonces se han publicado numerosos artículos sobre la empresa en publicaciones como Financial Times, The New York Times, The Wall Street Journal, Reader’s Digest, Elle, Marie Claire y Vogue en numerosos idiomas, así como en Harper’s Bazaar, W, In Style, Tatler, Architectural Digest entre otras. El reconocimiento de los medios de comunicación ha crecido con el tiempo, de manera proporcional al crecimiento de la empresa. En la actualidad, las joyas y relojes de H.Stern están presentes en 28 países a través de una red de 160 tiendas de propiedad y operación familiar, y 80 puntos de venta adicionales.

Hans Stern, sin embargo, no se limitó a expandir su negocio sino que creó y promocionó el interés internacional en las gemas de colores. De no ser por él, las deslumbrantes aguamarina, turmalina y amatista así como el topacio no serían tan valoradas en la actualidad. Con anterioridad a Hans, el mercado y la industria de alta joyería se centraban exclusivamente en los diamantes y las denominadas piedras orientales – rubís, zafiros y esmeraldas. Gracias a los esfuerzos de Hans, las “otras gemas de color” han llegado a ser deseables, y se conocen como las “piedras de color brasileñas” tanto si provienen de Brasil como si no (de hecho Brasil es el mayor productor mundial de dichas gemas).

Espíritu innovador

Insatisfecho con la calidad de la mano de obra que encontró en Brasil en los años 40, Hans invitó a lapidarios y orfebres de Europa a trabajar para la empresa. Su preocupación por la calidad llegó a ser una obsesión y en 1947 le impulsó a crear un Certificado de garantía internacional para acreditar la calidad de sus joyas.

En los años 50, Hans lanzó una serie de estrategias innovadoras para atraer clientes que visitaban Río de Janeiro. Primero, se implementó una visita guiada de los talleres para ofrecer una visión completa, paso a paso, del proceso delicado de creación.

En 1958, H.Stern fue la primera empresa de joyería en Latinoamérica que estableció su propio laboratorio gemológico. Cada gema utilizada en la empresa pasa a través del sofisticado equipo punta del laboratorio, y todas las pruebas se realizan en conformidad con las normativas rigurosas del GIA (Gemological Institute of America).

H.Stern Archivals - WORKSHOPS

La primera vez que ocurren muchas cosas

En 1959 H.Stern vuelve a innovar de nuevo con la organización de la primera exhibición de joyería en Brasil. En el mismo año, fue la única marca Latinoamericana que participó (por invitación) en la exhibición “Modern Jewellery Exhibition” del Victoria and Albert Museum de Londres. En los años siguientes, H.Stern ganó diversos premios de diseño y se convirtió en un punto de referencia del diseño en joyería a nivel mundial. Desde entonces, reyes y reinas, artistas, políticos e innumerables celebridades visitan la sede mundial de H.Stern en Río de Janeiro.

En 1975, otra “primera vez”: la primera vez que tuvo lugar un “Trunk Show” de H.Stern. Cada año a partir de entonces los clientes de H.Stern tienen la oportunidad de intercambiar sus piezas de oro que no desean a un valor alto como parte de la compra de una joya nueva. La idea tuvo tanto éxito y fue tan popular que muchos otros joyeros en Brasil (y en otros países) la copiaron.

En 1983 Hans trasladó su sede a un nuevo edificio en Ipanema. Se trataba del primer edificio diseñado para incluir las diferentes facetas implicadas en la elaboración y venta de alta joyería: talleres de labrado de piedras preciosas y orfebrería, laboratorios, instalaciones para entrenamiento, oficinas, museo, salas de exposición y mucho más. La actriz Brooke Shields asistió a la inauguración oficial y tomó parte en una exhibición para recaudar fondos para caridad. En el mismo año, Hans desveló un museo privado de piedras en bruto, especímenes raros y creaciones ganadoras de premios. Este museo también aloja su impresionante colección personal de turmalinas que contiene todas las tonalidades existentes de esta gema increíble (hay más de 1.100 piedras en su colección).

Sin embargo, nada ha contribuido al prestigio y la visibilidad de H.Stern como el lanzamiento en los años 80 de la colección de Catherine Deneuve, inspirada por la inolvidable musa de la “Belle du Jour” de Buñuel. Las joyas y las iniciales “CD” de la musa montadas en brillantes empezaron a verse en los cuellos, orejas y muñecas de mujeres de estilo alrededor del mundo. H.Stern se convirtió en el primer joyero del mundo en lanzar colecciones inspiradas por celebridades. Después de Catherine Deneuve, la empresa lanzó una colección con el artista italiano Roberto Moriconi, quien esculpió y labró personalmente cada pieza única en dicha colección.

Tourmalines

Diseño creativo

Estas colecciones fueron los ancestros de una filosofía creativa que se adaptará y formará parte del ADN de H.Stern durante la siguiente década: joyería de diseño. En los años 90, bajo la dirección de Roberto Stern, el hijo mayor de Hans y presidente de la empresa, H.Stern pasó por un proceso de reestructuración extensivo. En el área de desarrollo de productos, la empresa comenzó a observar e interpretar comportamientos de tendencias de moda y estilo, y continuó lanzando colecciones inspiradas en varias personalidades, como Costanza Pascolato (1997), el músico Carlinhos Brown (1999), la artista Anna Bella Geiger (2000) y los diseñadores de muebles Fernando y Humberto Campana (2001). Las últimas colecciones lanzadas fueran la signada por la diseñadora de moda e icono cultural Diane von Furstenberg, otra inspirada por la compañía brasileña de danza, Grupo Corpo y una más firmada por lo arquitecto Oscar Niemeyer.

Stones

H.Stern también innova tecnológicamente de manera constante, creando nuevas técnicas de corte y pulido de gemas. A fin de lograr dicha experiencia técnica única, el equipo de diseño de H.Stern es retado regularmente a reconsiderar los procedimientos establecidos y a reaprender técnicas de cientos de años de antigüedad desde diferentes puntos de vista. Estos esfuerzos culminaron en el año 2004 con el desarrollo y lanzamiento de “Stern Star”, un diamante de corte orgánico y asimétrico exclusivo.

La empresa no fue menos innovadora en relojes. En 1970, H.Stern ganó el Prix de La Ville de Ginebra con un reloj de cuarzo, semi-rectangular semi-redondo, supermoderno (incluso antes de que megamarcas de relojería como Citizen lanzaran sus primeros modelos de cuarzo). El reloj forma parte de los archivos del museo de la empresa. La primera colección de relojes comerciales – el reloj Sapphire – se lanzó en 1985 y continúa siendo uno de los mejores artículos de venta de la marca. En la pasada década, H.Stern ha invertido fuertemente en investigación y creación de relojes, desarrollando una infraestructura de fabricación en Suiza y lanzando dos colecciones de relojes de cuarzo deportivos – Form (1998) y Sfera (2002) – así como una línea de relojes sofisticados de alta complejidad mecánica denominada “Les Mecaniques” (2003), que presenta ediciones limitadas numeradas de relojes hechos a mano de oro de 18 K.

Hoy en día, Roberto Stern combina sus responsabilidades como presidente de H.Stern con su pasión por el lado creativo de la empresa, centrándose en aspectos innovadores de la presencia, el marketing y el desarrollo de productos de la marca. El Segundo hijo de Hans, Ronaldo Stern es Vice-Presidente y también miembro del consejo directivo, junto con Mrs. Stern y sus otros dos hermanos, Rafael y Ricardo Stern. Otros directores, han sido nominados para promocionar una renovación y expansión continuas. Este equipo de gestión junto con el equipo global de 3.000 profesionales, incluyendo 200 artesanos, asegura que los valores y objetivos fundamentales, que fueron instituidos por Hans Stern hace 65 años, continúen guiando H.Stern cada día y en el futuro.

Roberto, Ronaldo and Hans Stern