Los mexicanos están de acuerdo en algo: comer productos locales es una de las cosas más importantes cuando viajan a algún destino, por lo tanto, las rutas del Queso y Vino en Querétaro se han posicionado como algunos de los viajes que los mexicanos quieren hacer cuando sea seguro viajar.

Según las predicciones de tendencias de viaje para 2020 de Booking.com, las experiencias culinarias serán algunas de las motivaciones principales de los mexicanos al decidir viajar a algún destino.

De acuerdo a una encuesta realizada por Booking.com, más de cuatro de cada cinco (87%) viajeros mexicanos están de acuerdo en que comer productos de origen local es importante para ellos cuando están de vacaciones.  Es por eso que, la tradicional Ruta del Queso y el Vino en Querétaro es la escapada ideal para deleitarse con los sabores que ofrece este estado -reconocido como la segunda región vitivinícola más relevante de México- fruto de sus viñedos y queserías que abarcan la zona de Tequisquiapan, San Juan del Río, Peña de Bernal, Santa Rosa Jauregui y Colón.

Este recorrido puede hacerse durante todo el año, los meses más recomendados para asistir son durante junio, julio y agosto, época en que florece la vid y se puede ver desde la cosecha de uvas, hasta todo el proceso para crear un delicioso vino y, claro, probar la amplia variedad de bebidas en las famosas catas de los distintos viñedos y comprar una botella del que haya conquistado tu paladar.

Existen muchas fincas famosas, y cada una tiene su propia especialidad de vino y sabor, por lo que las opciones que se ajusten al gusto de cada persona nunca faltan ni fallan.

Un buen vino debe ir acompañado de un queso y en Querétaro su especialidad son los artesanales cuyos sabores pueden ir desde sutiles hasta intensos; con hierbas o solos; duros o suaves; y más. En algunas queserías incluso dan recorridos sobre el proceso de producción de este lácteo y hasta mostrarte la forma en que es cuidado el ganado para recolectar la leche.

La mejor manera de disfrutar un viaje así es en compañía de la familia -en lo viñedos y queserías hay zonas infantiles-, amigos o con la pareja, son ese tipo de experiencias que se deben compartir con alguien más para disfrutar del campo y las actividades básicas que son de vital importancia en el país.

Otro lugar que debe formar parte del itinerario es visitar el tercer monolito más grande del mundo, o sea, Peña de Bernal ubicado en el Pueblo Mágico del mismo nombre que es perfecto para tomar fotografía y presumirlas en redes, además de ser el punto clave de la Ruta del Queso y el Vino.

A los alrededores está la zona protegida de Chichidho donde hay pinturas rupestres, manantiales, una cueva y avistamiento de aves. Para dormir, te recomendamos El Cantar del Viento, desde el cual podrás ver la peña mientras practicas senderismo en sus instalaciones.

Ya que andas por ahí, puedes visitar Tequisquiapan, sitio famoso por sus deliciosas nieves, no puedes irte sin antes probar una, entre las más populares están la de mandarina y vino con queso; otro platillo tradicional es el pan de queso, sus enchiladas y las gorditas de chile con queso. Si tienes tiempo, puedes dar una vuelta en un globo aerostático o simplemente pasear por sus coloridas calles. Descansa en el Matian Hotel Boutique y prepárate para el siguiente día.

Querétaro definitivamente debe estar en tu lista de lugares por visitar para consentirte a ti y tu paladar.

Deja una respuesta